Por Angie Rueda Castillo

La lesbiandad trans o translesbiandad articula tres elementos, que ponen de relieve la riqueza de la diversidad humana: erotismo, identidad y política; es decir, conjunta la orientación sexual, la identidad y la expresión de género, así como la construcción política de las sujetas.

La orientación sexual refiere la atracción erótica y amorosa por una o varias personas, del mismo o de distinto sexo o género, o por ninguna. La identidad de género es la convicción personal de pertenecer al género masculino o femenino, a ambos o a ninguno; y no siempre concuerda con el sexo socialmente asignado al nacer.

La expresión de género tiene que ver con la manifestación externa de esa identidad, mediante la apariencia, conductas, lenguaje. La construcción política o identidad política refiere las decisiones conscientes tomadas en relación con el sistema de sexo-género dominante, así como con el régimen político y sexual hegemónico.

La orientación sexual y la identidad y/o expresión de género no son lo mismo; e independientemente de si son de nacimiento, descubiertas o elegidas, se requiere de una decisión y voluntad para hacerlas públicas, visibles y vivibles.

Hay mujeres que no nacimos socialmente asignadas como mujeres, que nos sentimos atraídas erótica y/o amorosamente por otras mujeres, sean socialmente asignadas como tales al nacimiento o mujeres trans; sean mujeres trans con cirugía de reasignación de sexo, preoperadas o que no desean intervención quirúrgica; sea que asuman una postura activa, pasiva o interactiva en el erotismo, con el uso de los genitales de nacimiento o prescindiendo de ellos.

Nos asumimos y vivimos, pues, como mujeres lesbianas, aun cuando no hayamos nacido socialmente asignadas como mujeres y que aún conservemos los genitales masculinos.

Mi postura personal y política es que yo decidí asumirme, vivirme y construirme como una mujer feminista con una identidad política lesbiana y desde un devenir trans, para construir (con las diversas mujeres que somos y que así lo decidamos) tejidos sororales, acuerdos y alianzas estratégicas por, entre y para las mujeres.

Se trata, en mi opinión, de una lesbiandad conversa para trayectorias de vida como la mía, en la perspectiva de un lesbianismo político, con independencia de lo erótico y/o amoroso hacia lo político-afectivo.

  • Mujer feminista de identidad política lesbiana y devenir trans.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this