Registros de Diversidad Sexual en Mesopotamia, Babilonia, Asiria y Antiguo Egipto.

La Diversidad Sexual en la humanidad no es exclusiva de las sociedades contemporáneas, hay indicios de ella en toda la historia; aunque su connotación moral, positiva o negativa, sí ha variado, según la época, la región y la cultura.

Los registros históricos más antiguos datan del año 3,000 Antes de Cristo en Mesopotamia, donde hubo sacerdotes cantores llamados “assinu” (hombre-útero).

En Babilonia, la homosexualidad no se condenaba, según lo registran libros como el “Gilgamesh”, cuyo héroe mantiene una relación homoerótica con Enkidu. Además, algunos sacerdotes de Ishtar bailaban travestidos en rituales religiosos y en algunos templos existía la prostitución masculina sagrada.

En cambio, los asirios eran intolerantes con la homosexualidad masculina, que se llegó a castigar con la castración, no sin antes ser sodomizados por los jueces. El Código de Hammurabi habla de las “salzikrum” (hijas-varón), que tenían una o varias esposas con derechos de herencia y propiedad, muy similar a los hombres.

En el Antiguo Egipto, hay registro de homosexualidad en la leyenda de Seth (quien dominaba el Alto Egipto) y su sobrino Horus (quien dominaba el Bajo Egipto). La historia narra que en una batalla, Seth penetró analmente a Horus en el Río Nilo, pero éste logró recoger el semen de su violador y lo colocó en una lechuga, que después se comió Seth.

Ambos fueron llamados por los jueces para aclarar el hecho y al invocar al semen para comprobar la fecundación, lo escucharon responder desde el estómago de Seth. Esta legendaria lucha sexual y posterior arreglo es interpretada por los historiadores como la unificación de los dos reinos en el año 3,000 Antes de Cristo.

Todas y Todos somos Todes

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this