La Inquisición y la quema de homosexuales en la América Virreinal.

Desde los primeros contactos de los españoles con los indígenas, se planteó la equivalencia “indio-caníbal-sodomita”. Fue Diego Álvarez, el médico de Cristóbal Colón, fue el primero en dar noticia de ello en una carta de 1494.

Los relatos de sodomía indígena se convirtieron en un auténtico género literario que circulaban por toda la península Ibérica y fueron empleados para justificar la ocupación de las nuevas tierras.

Impulsada por estos relatos, Isabel de Portugal, esposa de Carlos V, prohibió en 1529 la plantación y el uso del maguey, para la fermentación del pulque, porque causaba ebriedad e impulsaba a los indios a pecar.

La Inquisición en América estaba controlada por obispos locales, cuyos castigos para los pecados sexuales eran multas, penitencia, humillación pública y latigazos, en los casos más graves.

La primera quema de homosexuales conocida en México fue en 1530, cuando ardió en la hoguera el noble indígena Caltzontzin por idolatría, sacrificio y sodomía.

Durante el largo reinado de terror del Santo Oficio, muchos hombres y mujeres fueron castigados por sus placeres homosexuales. En 1658, en la ciudad de México, 123 homosexuales fueron denunciados, 19 resultaron presos y 14 quemados en la hoguera.

En este contexto de represión sexual, vivió Sor Juana Inés de la Cruz, considerada una de las mayores figuras de las letras hispanoamericanas, quien sostuvo romances intensos con diversas mujeres, cuya belleza alababa en su poesía, incluida la virreina de México María Luisa Gonzaga Manrique de Lara,

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this